Close

Login

Close

Register

Close

Lost Password

Gastón Revol: “Voy a tratar de seguir jugando un año más”

En entrevista con TRY Mundial, el jugador de los Pumas 7s revive la hazaña lograda en los Juegos Olímpicos y reflexiona sobre el momento de su retiro

Por Belén Sainz-Trápaga

Sus compañeros le dicen “el negro” y aseguran que Gastón Revol es el alma del equipo. Humilde y sencillo, el cordobés de 34 años jugó siempre como fullback o medio scrum en el club La Tablada. Con cerca de 370 partidos internacionales, es uno de los jugadores más experimentados en rugby Seven.

Fue el capitán del seleccionado argentino en los Juegos Olímpicos de Río 2016, jugó dos Copas del Mundo (2013 y 2018) y ganó dos medallas en los Juegos Panamericanos (oro en 2019 y plata en 2015). Ahora, en Tokyo, fue parte del equipo que sumó nada menos que una medalla de bronce para la Argentina.

La hazaña no fue fácil. En el partido contra Sudáfrica por los cuartos de final, Gastón fue expulsado a los 3 minutos por un tackle alto a Selvyn Davidsel. Se le vino el mundo abajo. Lloraba. Era la primera tarjeta roja de su carrera y le tocaba estar suspendido tres fechas en un momento crucial y en el tramo final de su carrera. Tras el inesperado triunfo y el alivio, asegura que la garra que pusieron sus compañeros ante la adversidad habla mucho de lo que son como grupo.

Y eso mismo demuestran las palabras del capitán Santiago Álvarez Fourcade a la TV Pública: «Jugamos por él. Sabíamos que íbamos a tener todo muy cuesta arriba y jugamos por él porque es el primero en poner el hombro, cabeza, en llegar, limpiar, el último en irse. Hablamos de jugar por él, por el que teníamos al lado, y creo que ese fue el fuerte de este equipo«.

-¿Cuando eras chico y dabas tus primeros pasos en el rugby, soñabas o te imaginabas la posibilidad de ganar una medalla olímpica? ¿Qué significa esto para vos?

No, cuando empecé a jugar no se me cruzaba por la cabeza esta posibilidad. De hecho, tampoco el rugbier olímpico, ni nada. Cuando se confirmó que entrábamos en el olimpismo ya ahí sí pero siempre con la esperanza de estar en el equipo y de poder llegar. Y bueno, después obviamente que se daban las listas, con la esperanza siempre de ganar una medalla pero igual siempre sabiendo lo difícil que era. Así que ahora muy feliz de poder estar viviendo algo así.

-¿Tuvo un sabor especial haberle ganado el partido por la medalla a Gran Bretaña, el equipo que los derrotó en Río 2016?

-No, no, la verdad que no. Nunca me tomé ese juego como revancha de nada sino como otra nueva oportunidad. El partido contra Inglaterra deseaba que lo ganáramos con todo mi corazón pero para poder llevarnos una medalla a casa, nada más. No había nada de revancha ni nada por el estilo.

-Después de tu expulsión se te vio desconsolado. ¿Qué se te vino a la cabeza en ese momento? ¿Qué pensamientos tuviste y cómo lo llevaste?

-El momento de la expulsión fue muy difícil, muy difícil. Sentía que todo el sueño se estaba desmoronando, que íbamos a perder ese partido. Lógico, era prácticamente imposible ganarle a Sudáfrica con un jugador menos todo el partido. Así que me sentí muy mal pero bueno, por suerte duró esos minutos nada más porque los chicos nos regalaron un partido increíble y una victoria impresionante.

-Dijiste que tuvieron que superar adversidades insólitas y muchos sacrificios para llegar hasta acá. ¿Qué fue lo que más les costó atravesar como equipo?

Creo que todo, no hubo nada puntual. Cada uno de los momentos difíciles se va superando. Son derrotas, son dificultades para entrenar, son entrenamientos difíciles, giras difíciles con el equipo, siempre bancando resultados adversos, críticas -muchas veces-, todas cosas que ahora toman valor, ¿no?

-¿Cómo es la relación de ustedes, los jugadores, fuera de la cancha para generar esa unión tan fuerte que tienen y cómo compartieron esa experiencia en la villa olímpica en Japón?

-En ese sentido, espectacular. Hay chicos que son grandes personas. Logramos hacer un grupo muy unido, donde todos tiramos para el mismo lado, nos apoyamos siempre, cada vez que alguno tuvo dificultades o pasó malos momentos. Creo que un poco ahí se empezó a forjar esa fuerza interna que se demostró el fin de semana de los Juegos Olímpicos, donde hubo que superar partidos muy complicados y la unión del grupo fue clave para eso.

-Estuviste a punto de retirarte anteriormente. ¿Qué te hizo seguir adelante en ese entonces y por qué ahora nuevamente sentiste que llegó el momento de anunciar tu retiro?

Sí, eso lo sentí en su momento, por eso dije que me iba a retirar. Porque bueno… ya sentía que estaba cumplido el ciclo y que tenía que pasar otra cosa… pero hoy un poco cambiaron las cosas. Hubo una pandemia, hubo mucho tiempo sin jugar, tiempo para pensar todo y la verdad que sigo disfrutando y por eso es que voy a tratar de seguir jugando un añito más. No sé si en Seven o en dónde pero al rugby quiero seguir jugando.

-¿Cómo sigue tu vida ahora? ¿Cuáles son tus planes?

-Y, ahora mi vida no sé cómo sigue porque todavía no definí si puedo seguir jugando un año más o no, así que va a depender mucho de eso.

Prometiste que ibas a ir caminando desde Córdoba capital hasta la Virgen de Alta Gracia para agradecerle, ¿ya lo hiciste?

-Sí, la promesa de caminar hasta la Virgen la hice y la voy a cumplir. Todavía no la cumplí, seguramente sea antes de fin de mes. ¡Ya voy a organizarme un día para dedicarle a eso!

Fotos: Prensa UAR

Suscribite gratis y recibí la próxima en tu mail

Podés compartirlo en:

Te gustó?

0

Puede ser que te interese:

NEWSLETTER

NO TE PIERDAS NINGUNA NOVEDAD DE TU DEPORTE FAVORITO!